martes, 15 de julio de 2008

Como Aprendi a Rechazar el Aborto

Me han preguntado por qué mi insistencia en el tema de rechazar el aborto, y debo decir que hasta yo mismo me lo cuestiono a veces. Dejando en claro que realmente quisiera ser un buen soldado de la defensa de la vida, hablemos un poco al respecto.

No he pasado por la tragedia de un aborto ni por omisión ni porque le haya sugerido a una mujer que se lo practique. No recuerdo que una mujer con la que haya tenido una relación de pareja, haya vivido esto o que lo hubiéramos hablado como “una conversación circunstancial”. Sin embargo, siempre he tenido claro lo que he escrito en estos casi dos años de blog. De qué manera? Debo decir que es por dos señores.

Ella, una mujer que prefirió estar en el hogar, muriendo a la posibilidad de ejercer su profesión. No duda en afirmar que lo hizo por sus cuatro hijos. Estos son otros tiempos a los de hace 40 años y yo no pretendo sugerir cómo debe ser la realización laboral de la mujer en el siglo XXI. Solo afirmo que gracias a ese sacrificio de mi mamá, he descubierto que es posible y necesario darse a los demás.

El señor, lleva 76 años siendo coherente con su pensamiento. Aún en las dificultades, nadie puede decir que ha transado sus principios por un plato de lentejas. En tiempos en que el inteligente es el que acepta robar cuando está en un puesto público o es contratista de El Estado, mi papá salio mas pobre que cuando entró a ser funcionario: un bobo completo para estos tiempos.
No exagero al decir que en lo que a mí respecta, no seré un tipo de las calidades morales de mis papás, pero sus ejemplos me enseñaron que el Sacrificio y la coherencia con los valores, son necesarios para mantener una familia.

Tal vez por eso escribo tanto que es el ejemplo lo que hay que mostrar a nuestros hijos, porque lo que he aprendido, lo he visto en la vida de mis papás.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Para ti que con tanta bondad nos acercas a la reflexión, para tantas personas que de una u otra manera nos ayudan un tanto en la orientación para la Educación de nuestros hijos, Es Dios mismo quien con su perfección y verdadereo amor hace más vivo su amor hacia nosotros,LA CRUZ. Si bien es cierto ¿Que recibimos de nuestros padres? cada uno de nosotros estamos invitados a dar, a dar sin temores,sin esperar nada a cambio. dar por amor; granitos de arena de cada ser humano en este planeta. Futuro amable para aquellos a quienes amamos. "Nuestros Hijos".
Gracias un abrazo

Zulma dijo...

No se ama porque sea facil, sino porque es preciso. Hermoso pensamiento.