viernes, 23 de enero de 2009

Obama se va de Compras

No soy mal comerciante, soy perverso. Eso lo he descubierto de muchas maneras en mi vida. Así que me disculparán los gurües de marketing que lean mis ignorancias en este post.

Entiendo que Estados Unidos (América, como lo llaman ellos), es un país de muchas posibilidades en donde muchas personas han encontrado verdadera felicidad para sus vidas y las de sus familias; sin embargo, una cosa que dicen que no es fácil de conseguir allá, es que te regalen dinero. Creo que una máxima que está implícita en esa cultura es: sólo si tu trabajas, tu recibes dinero.

Desde esa perspectiva, no entiendo cómo Obama ha autorizado que se utilicen fondos gubernamentales y privados para financiar el aborto mas allá de sus fronteras. Si en Estados Unidos no regalan nada, cómo es posible que entreguen mas de 400 millones de dólares "en aras de las libertades privadas"? mmmmmmmm de eso tan bueno no creo que den tanto. Y es aquí en donde termino hilando delgadito y tal vez hablando como abuelita: ¿no será que esos 400 millones no son regalo sino que tienen como objetivo colonizar los países que reciben esa "ayuda", recibiendo algo a cambio?

Resulta que entre mas pequeño sea un pueblo, es mas manipulable. Es un asunto que la aritmética puede explicar; o si no, mira los versos 8 al 10 de la referencia que presento en este párrafo: entre menos personas hay, menos industria, menos productividad, y en general, menos amenazas para el pueblo grande. Entre mas familias monoparentales existan, y mas hijos únicos haya, mas débiles y mas susceptibles a presiones fuertes seremos, y el aborto es una herramienta excelente para que las familias sean reducidas.

En una familia extensa, unos se ayudan con otros, pero si son solo dos hijos o uno nada mas, cómo sentir mayor solidaridad ante las grandes dificultades que sabemos que tiene la vida?

Parece que, para los que tienen el poder en ese país, América (Todo el continente) para los Americanos (los estadinenses), quiere decir en estos tiempos "modernos", que es posible reducir a un país o a un continente, comprando algunas de sus conciencias: algo de ese dinero llegará a los dueños mayoritarios de Profamilia (estadinenses también) que diseñarán campañas para que nuestras preadolescentes se sientan adultas porque se implantan un anticonceptivo en su dermis, creyéndose dueñas de su propia vida, enviándoles un mensaje a sus amigos y conocidos respecto a su disponibilidad para tener intimidad. ¿Y de quién serán las ganancias de esas campañas "en aras de la libertad"?

Pregunto de nuevo: ¿será coincidencia que el aborto se esté despenalizando en varios países de América latina en los últimos 48 meses? Y 400 millones de dólares ayudan mucho para lograr este cometido.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

y ahora autoriza investigaciones con cèlulas madres en humanos....y aùn no lleva ni una semana..........a dònde irà a llegar?

Aminta dijo...

oh Dios.... Bendiciones Dr. Saulo. Que bien pone usted este tema, me gustaria que tuviera mucho eco y penetrara en las conciencias de todos, especialmente en las parejas jovenes y no sigamos comiendonos el cuento que no "somos capaces" de levantar mas de uno o dos hijos, es que si somos menos les facilitamos sus proyectos....Debemos ser más, y debemos centrarnos mas en lo nuestro para valorar los que somos y lo que tenemos.
Hoy precisamente estaba pensando y dejo la pregunta: ¿Como hacer para sanar esta generación, de las heridas afectivas causadas por la problematica social que crean una especie de atadura en las personas que no le permite una sana relación para la formacion de pareja y formar una sana familia, celula fundamental de sociedad?

martha liliana dijo...

Dr. Saulo reciba ud un cariñoso saludo, como madre y como docente siempre he invitado a mis niños a amar, respetar y valorar la vida como un regalo hermoso de Dios y cuando una madre de familia o compañera se acercan a pedirme un consejo por estar esperando un nuevo hijo, los felicito y les digo que agradezcan a Dios por este gran y hermoso regalo y que cuantas madres quisieran poder tener un hijo.
Antes de enviudar le pedi al Señor un nuevo hijo, pensaba en que mi hija Laura Maria tuviera una hermanita y para gloria de Dios asi fué.
Hoy después de ocho años y tres hijas veo como juegan, se acompañan y se aman, agradezco al Señor las bendiciones que he recibido en mi nuevo hogar.
Que Dios y la santisima virgen lo acompañen y lo bendigan siempre.
Martha Liliana