martes, 17 de julio de 2007

Que Espanto !!!

Transcribo el Editorial de un diario colombiano que trae una noticia de espanto. Nunca es suficiente con la información que ya poseemos. Por favor, leámoslo para que nos convenzamos aún mas de que la cultura de la muerte no se detiene.

Gracias Zully

Tomado de: http://www.elheraldo.com.co/hoy070717/editorial/noti4.htm

El aborto como negocio

Por JAVIER ABAD GÓMEZ

Sobre el aborto se ha escrito mucho. Tanto en pro como en contra, y no siempre con serenidad. Pero se ha dicho poco sobre el negocio, bien establecido, en diversos países donde la legislación lo permite y la llamada ‘suspensión de embarazo’ se ofrece al público con la misma naturalidad y semejante insistencia con qué se ofrecen productos al mercado. Lo que sigue es tomado de diversos medios de comunicación, de los Estados Unidos.

“Clínica de abortos del municipio Bronx. Modernas facilidades. A cargo de expertos. Ambiente tranquilo. Afiliada a un hospital sin ánimo de lucro. Llame para una cita confidencial. Se hacen abortos de más de 12 semanas. Costo US$250.00”. El precio tiende a unificarse: en una clínica ‘autorizada’ de Nueva York, se ofrece lo mismo de lunes a viernes, con el ligero recargo para fines de semana: a US$275.00. Con anestesia general, US$25.00 más”. Otras clínicas tienen un tratamiento diferencial, para criaturas de diferentes edades: “Clínica autorizada para aborto de más de siete semanas: costo total, US$185.00, de lunes a sábado. Incluye exámenes de laboratorio, anestesia, exámenes médicos y droga. Aprobado por Servicios Médicos de Nueva York. Para abortos de menos de siete a doce semanas, US$135.00. Extracción menstrual (eufemismo para definir el aborto en las primeras semanas), sólo US$80.00. Otras clínicas ofrecen “Servicios de alta calidad, instalaciones modernas, excelentes ginecólogos privados, estrictamente confidencial y aborto de catorce a veintidós semanas: solo que un poco más caro: US$315.00.
Son datos que pueden ser comprobados y que producen millones de muertos en todo el mundo, cada año, ante la indiferencia de quienes se proclaman defensores de los derechos humanos.

Recientemente informaba un periódico de la capital que, como en cualquier otra industria, el negocio del aborto no se limita a quitar su valiosa —pero, al parecer, incómoda— carga a las madres que ya no desean serlo. Hay ‘subproductos’ que no pueden ser desperdiciados.

Inicialmente se trató de fabricantes de cosméticos que utilizan la delicada grasa del infante en la elaboración de sutiles cremas para rejuvenecer el rostro femenino. También, como explica un odontólogo de Colorado-, que “tiene la suerte de vivir en un lugar donde hay abundancia de material para ser utilizado. Mis experimentos dentales avanzan gracias a haber conseguido trescientos fetos abortados para trabajar con ellos”.

La información publicitaria es en extremo variada y sugerente. Los embriones se ofrecen “enteros, colocados en tubos de ensayos o si se prefiere, cortados limpiamente y montados en forma natural, dentro de un plástico”. Como cualquier producto comercial atrayente, se incluyen los fetos humanos en un catalogo de cierta casa americana: “Frescos, húmedos, en sus colores naturales”. Pueden comprarse por partes: un cerebro cuesta US$190.00; un pie, US$90.00 y un paquete de intestinos US$80.00.

Los fabricantes de drogas, llegan más lejos: necesitan fetos vivos, para experimentar en ellos alguna medicina, especialmente peligrosa, y otras que sólo se han comprobado en animales. La experimentación en humanos da mejores resultados. Como, de todas maneras, se trata de eliminar el producto de la concepción, da lo mismo hacerlo directamente en el vientre materno, que extraerlo vivo. Y que muera, luego de haber servido como conejillo de experiencias médicas. ¡Son más caros que los que se venden muertos, pero vale la pena la diferencia de precio!
Pobre porvenir el de la humanidad, cuando los seres humanos son tratados, como en los peores tiempos de la esclavitud, de la misma manera que un producto comercial.

Javier Abad Gomez

Videos de Vida

El testimonio del Dr. Nathanson ya lo habíamos reseñado por escrito en nuestro blog. Lo encuentras aquí y aquí. Te invito a que lo veas de viva voz. La segunda y la tercera parte, las puedes encontrar en nuestra sección “Videos Para Ti”.


1 comentario:

Danza Invisible dijo...

Buena!!

Te animo a ver la pestaña ESTE BLOG ES PROVIDA de mi blog...

Saludos.