martes, 8 de septiembre de 2009

Primero Yo, Segundo Yo, Tercero Yo

La mentira la conocemos: las pastillas anticonceptivas actúan evitando la ovulación, dicen las multinacionales que venden esas sustancias a diestra y siniestra. Y uno ve que muchas personas aceptan esa afirmación sin mayor análisis, tal vez porque prefieren no poner a prueba su propia lógica.

Está a punto de salir en Francia un nuevo anticonceptivo: "primero ella", que según dicen, se podrá ingerir aún cinco días después de haber tenido una relación sexual "peligrosa" para un embarazo.Triste cosa que una nueva vida se vea como un peligro.

El artículo dice que "evita la ovulación": suponiendo que eso sea cierto, entonces por qué tomarla cinco días después de la relación "peligrosa"? En el improbable caso de que verdaderamente evite la ovulación, dicha alteración bioquímica del sistema hormonal no traerá problemas a futuro, cuando sí quiera ser madre la mujer que prefiere estar en primer lugar?

Dice que no utiliza levonorgestrel, la sustancia abortiva de las actuales pastillas. Seguramente, el negocio se ha perfeccionado y pronto sabremos por qué si solo evita la ovulación, debe tomarse cinco días después del encuentro íntimo cuando ya el embrión tiene su propio ADN y está creciendo por sí solo, sin recibir órdenes del cuerpo de la mujer que en ese momento ya es madre. Esta claro que no se quiere pensar en el niño que en ese momento pueda tener 5 días de gestación; está claro que "primero ella" es un culto al egoísmo que afirma que el mas fuerte puede acabar con el mas débil.

Una pregunta final: será que la industria farmacéutica sacará alguna vez un medicamento que le ayude a las mujeres a no sentirse agredidas en su dignidad por vivir relaciones afectivas en las que son utilizadas como simples instrumentos de satisfacción hormonal/sexual de sus esposos/parejas?

Porque cuando una relación íntima se circunscribe al placer, mas temprano que tarde llega la utilización del uno hacia el otro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Saulo yo no creo y en mi ingenuidad o desconocimiento veo es que tener mas hijos cuando no hay como mantenerlo es algo cruel para el niño y para los que ya uno pueda tener, y si verdaderamente hasta ahora es que empiezo a entender eL funcionamiento de los anticonceptivos gracias a que leo tu blogger

DENIS BAQUERO dijo...

Por recomendación médica (ginecólogo)tuve que tomar pastillas anticonceptivas durante tres meses, el fin de tomarlas era que me llegara de nuevo mi periodo que hacía bastante tiempo no llegaba, efectos de esas pastillas en mi: me deprimía bastante días antes de mi periodo, subí de peso, y me salían muchos granitos en mi cara. Así que, muy mal me fue. Si le sumo a la mala atención recibida por parte del ginecólogo, que pareciera no estar tratando a una mujer con todo lo que ello implica, sino a una cosa o no sé qué. El caso es que las pastillas "funcionaron" por los tres meses del "tratamiento" y luego por un mes más. La solución no la encontré allí, y si pude comprobar sin querer queriendo el mal que hacen esas pastillas al cuerpo y la parte sicológica de una mujer.
He dicho.